Usuario
  • LA COMIDA SANA ESTÁ DE MODA

    LA COMIDA SANA ESTÁ DE MODA

    Actualmente vivimos en una sociedad de abundancia alimentaria en Occidente, ya que vayas donde vayas siempre encontrarás comida fácilmente asequible al alcance de tu mano. El problema con el que nos encontramos es que la mayoría de supermercados, puestos de comida, etc priorizan los productos ultraprocesados por encima de los productos frescos locales como frutas y verduras (comida real).

    En primer lugar cabe diferenciar bien ambos términos, ya que gracias a la labor de nutricionistas como Carlos Ríos y su movimiento del “Realfooding” cada vez están más en boca de todo el mundo.

    Según el propio Carlos Ríos el Realfooding es un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los ultraprocesados. Es un movimiento que defiende el derecho a una alimentación saludable para la población. Es una revolución que lucha con conocimiento y conciencia contra el lado oscuro de la industria alimentaria.

    El Realfooding diferencia tres grupos fundamentales de alimentos:

    1º Grupo: La comida real.

    La “comida real” se refiere a todos aquellos alimentos mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial no haya empeorado la calidad de la composición o interferido negativamente en sus propiedades saludables presentes de manera natural.

    • Verduras, hortalizas y frutas
    • Frutos secos
    • Legumbres
    • Pescado y marisco
    • Tubérculos
    • Cereales 100% integrales o de grano entero
    • Huevos
    • Carnes sin procesar
    • Leche fresca
    • Hierbas, especias y semillas
    • Café e infusiones

    2º Grupo: Los buenos procesados.

    Son alimentos reales con un procesamiento industrial o artesanal beneficioso o inocuo con respecto a sus propiedades saludables. Se obtienen de la adición o retirada de algunos ingredientes a los alimentos enteros o de aplicar algún procesamiento industrial, con el fin de hacerlos más seguros, duraderos y agradables al paladar o para facilitar su consumo. El producto suele estar envasado y lleva etiqueta nutricional donde se leen entre 1 a 5 ingredientes, los cuales no se encuentran cantidades significativas (menor o igual al 5-10% del total) de azúcar, harina refinada o aceite vegetal refinado. El procesamiento de estos productos no debe interferir disminuyendo la calidad de los mismos, sino dejándola igual, aumentándola o, si la disminuye, que sea mínimo.

    Ejemplos de buenos procesados son:

    • Aceite de oliva virgen extra
    • Leche UHT, yogures y lácteos fermentados
    • Panes integrales 100%
    • Chocolate negro o cacao en polvo >70%
    • Gazpacho envasado
    • Legumbres de bote
    • Pescado enlatado
    • Bebidas vegetales sin azúcares añadidos
    • Jamón ibérico de bellota
    • Comida real congelada: frutas, verduras, pescado, etc.
    • Comida real envasada al vacío

    3º Grupo: Los ultraprocesados.

    Los ultraprocesados son lo opuesto a la comida real. Carlos Ríos los define como preparaciones industriales comestibles elaborados a partir de sustancias de otros alimentos o sintéticas, con diferentes técnicas de procesamiento y cuyo consumo tiene efectos negativos para la salud. Suelen tener cinco o más ingredientes y entre ellos se encuentran las harinas refinadas, los aceites vegetales refinados, los azúcares añadidos, los aditivos y la sal. Estos ingredientes llevan un procesamiento industrial que consigue productos duraderos, listos para consumir, atractivos, ultrapalatables y altamente rentables para que se vendan y consuman por encima del resto de alimentos.

    Ejemplos de ultraprocesados son:

    • Refrescos y bebidas azucarada
    • Bebidas energéticas
    • Zumos envasados
    • Lácteos azucarados
    • Bollería
    • Panes refinados
    • Carnes procesadas
    • Pizzas industriales
    • Galletas y derivados
    • Cereales refinados y barritas
    • Precocinados y listos para calentar o freír
    • Patatas fritas y snacks salados
    • Dulces, chucherías y helados
    • Productos dietéticos o de adelgazamiento
    • Salsas comerciales
    • Pescados procesados

     Como bien sabemos a la industria alimentaria no le interesa que la población deje de consumir ultraprocesados y los sustituya por comida real, ya que el margen de beneficio es mayor con estos productos. El problema principal con el que nos encontramos es el bajo precio de algunos ultraprocesados, unida al intenso sabor y la gratificación momentánea que nos aporta debido a las grasas saturadas y el azúcar que contienen.

    Es por ello que cobra una gran relevancia el saber sustituir adecuadamente estos productos por opciones mucho más saludables, sabrosas y nutritivas. Hay una gran variedad de alimentos reales que podemos combinar de forma creativa para elaborar rápidos y sencillos platos, snacks, etc.

    Si quieres conocer las recetas más divertidas que usa nuestro equipo no dudes en consultarles. Aunque si quieres conseguir un objetivo concreto o profundizar más sobre el tema lo ideal es contar con la ayuda de un profesional. Desde Élide recomendamos dentro de estos profesionales a Sergio Polo, nutricionista y farmacéutico que trabajó junto a nosotros una temporada y sabemos de buena mano de su profesionalidad y su buen trabajo.

     

    Fuente: www.realfooding.com